jueves, 18 de septiembre de 2014

EL MURO DE ADRIANO Y SUS DEFENSORES ASTURES...Post Jo




El paso de los romanos por las islas británicas ha dejado marcas en el terreno y en la historia. La Muralla de Adriano está allí para testimoniar el esfuerzo puesto por las legiones de Roma para frenar el embate de los pueblos del norte.


La famosa Muralla de Adriano, construida entre los años 122 a.C. y 128 a.C por los romanos en territorio británico, ha ido degradándose por el uso de sus piedras para la realización de otras construcciones y por el paso de personas sobre ella. Sin embargo, aún está allí (o parte de ella) y podemos visitarla antes que desaparezca.


La muralla fue mandada construir por el Emperador Adriano a sus ingenieros para ayudar a mantener el territorio ocupado por los romanos en la provinicia de la Britania. En definitiva separaba a los romanos (al sur de la misma) de los pueblos guerreros del norte, entre ellos los pictos.



Originalmente se extendía por unos 117 km desde el golfo de Solway, en el oeste, hasta el estuario del Tyne en el este. Desde Pons Aelius (actual Newcastle ) y Maglona (Carlisle).

Miles de mercenarios astures vigilaron en Inglaterra la muralla de Adriano, construida contra los bárbaros y que ahora peligra por las visitas de turistas
La muralla de Adriano, construida hace 2.000 años en el norte de Inglaterra por orden del emperador romano del mismo nombre -con la participación de mercenarios astures que realizaban labores de reconocimiento y alguna que otra escaramuza en los ejércitos que luchaban contra ellos-, sobrevivió durante casi 300 años a las invasiones de los bárbaros, pero quizá no logre resistir a las botas de los centenares de turistas que la visitan diariamente.

La erosión del muro, que mandó construir en el año 122 de nuestra era el emperador nacido en Itálica (Sevilla) y sobrino nieto de Trajano, es tan grave que la Unesco, que lo declaró allá por 1987 Patrimonio de la Humanidad, podría incluirlo en breve en su lista de monumentos «amenazados». La muralla, ya cerca de Escocia y cuya construcción se prolongó durante más de un lustro, está flanqueada por dos importantes ciudades: Newcastle (antes Pons Aelius) y Carlisle (antigua Maglona), capitales, respectivamente, de Northumberland y Cumbria, dos regiones fronterizas.

En un principio se extendía a lo largo de 80 millas romanas (117 kilómetros), desde el golfo de Solway, en el Oeste, hasta la desembocadura del río Tyne, en el Este, y su función principal fue militar: la de defender el territorio sometido del sur Britannia de las invasiones bárbaras del Norte, especialmente de las revoltosas tribus de Caledonia, aunque se cree que también servía de barrera aduanera. También marcó la frontera de la jurisdicción civil romana.



La construcción, la más importante de las estructuras levantadas por el Imperio romano en las islas británicas, de sillares de piedra en el tramo occidental y de turba y madera en el oriental, en su forma final, tenía de 2,4 a 3 metros de grosor y de 3,6 a 4,8 metros de altura, y estaba rematada, probablemente, por almenas, hasta llegar a los 6,5 metros. Una vía militar la recorría por su cara sur, en la que se levantaron una serie de fuertes controlados por entre 8 y 16 hombres armados. Al parecer, había un castillete por milla romana (equivalente a 1.480 metros) y puestos de centinela.

Pero, ¿cómo llegaron los astures a defender el muro de Adriano? Fue tras la conquista del noroeste de la península Ibérica cuando Roma centra su política de asimilación de las tribus astures en la incorporación de los jóvenes en el ejército. Por un lado, dándoles entrada en las unidades asentadas en Asturias y, por otro, creando cuerpos de tropas auxiliares a través de reclutamientos generalizados: eran las alas y las cohortes del grupo étnico Asturum, que la diplomática y, sobre todo, la epigrafía romana documentan abundantemente.

Así, después de que finalizasen las obras de la muralla, fueron las tropas auxiliares, no las legiones, las encargadas de guardar la frontera. Este segundo nivel del ejército romano, las «auxiliae», estaba conformado por unidades de infantería («cohors»), de caballería («ala») y mixtas («cohors equitata»). Tanto para las alas como para las cohortes, el número de efectivos podía ser de 1.000 hombres («miliaria») o de 500 («quingenaria»), como la mayoría de las unidades que estaban desplazadas al muro con excepción de una, y al igual que todos los destacamentos astures.




Se conoce la existencia de cinco alas y siete cohortes exclusivamente astures en el ejército romano, una cohorte de astures y lugones, dos cohortes de astures y galaicos y un cuerpo de soldados irregulares también astur. Estos datos permitieron calcular a los especialistas que llegaron a encuadrarse en el ejército romano entre 7.000 y 10.000 nativos de ambos lados de la cordillera Cantábrica. Las mayores levas se realizaron en el mismo siglo I de nuestra era y, en un primer momento, fueron forzosas para aminorar las posibilidades de rebelión, un problema documentado, asimismo, en los primeros años de dominio romano. Pero, al correr del tiempo, con la «profesionalización» del ejército romano, los soldados serían voluntarios, porque el servicio ofertaba muchas posibilidades de promoción social, cultural y económica, dado que, al finalizar los años de alistamiento obligatorio -veinte para las legiones, veinticinco en el caso de las tropas auxiliares-, el licenciado alcanzaba la ciudadanía romana y, con él, su mujer y sus hijos, además de numerosos derechos y privilegios.

La estrategia de la potencia dominadora preveía que los veteranos se convirtieran, de esta forma, en un elemento muy importante de romanización de la Península: al volver a la tierra de origen fundarían explotaciones agrícolas, con lo que asegurarían las actividades romanas de producción, introducirían sus costumbres y propagarían el latín. Además, como podrían insertarse en los niveles bajos del funcionariado gracias a su estatus recién adquirido, contribuirían a aumentar la confianza de la población local en la nueva administración romana.

Durante la época imperial, los requisitos para ingresar en el ejército de Roma eran: medir al menos 1,75, ser delgado pero musculoso y tener buena vista y oído. Los aspirantes a soldados, después de acudir a la oficina de reclutamiento que se encontraba en la capital de provincia, eran sometidos a una entrevista y a un exhaustivo reconocimiento médico. Una vez admitidos, prestaban juramento de obedecer a sus superiores y no desertar.

Desde 1987, el Muro de Adriano, es reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Veamos algunos de sus puntos principales: 


Tullie House Museum and Art Gallerie: Museo de la historia de Carlisle. Exposiciones sobre el Muro de Adriano, y sobre cómo era la vida de la época romana en la zona fronteriza. 




Birdoswald Roman Fort: centro interactivo de historia donde se explica su construcción y características técnicas. En Cumbria. 





Vindolanda, fuerte y museo: Asentamiento romano del 85 a.C. Allí puede recrearse la vida de los campamentos del ejército, los movimientos y entrenamiento de las tropas romanas y las costumbres populares. 





Housesteads Roman Fort and Museum: el fuerte romano más completo en el Reino Unido.Northumberland. 



Carrawburgh: restos de un fuerte con un templo del siglo III dedicado al Dios Mitras.
Segedunum Roman Fort, Baths and Museum: Una reproducción de los baños romanos tal como estaban en la época. Además hay muestras y bastante información de cómo fue en su día el Muro de Adriano en su museo interactivo .




Fuente:http://www.elproximoviaje.com




1 comentario:

  1. Get all your favorite alcoholic drinks on Duty Free Depot!

    All the world famous brand name beverages for unbelievable low price tags.

    ResponderEliminar